Bienvenidos
Buscar: Sitio   Internet accionado por google
(Fotos por Jill Reed/The Register)
Tomates al horno: Caliente el horno a 450. Corte a la mitad dos tomates grandes en sentido horizontal. Mezcle tres cucharadas de queso parmesano rallado, una cucharada de pan molido y una cucharada de hierbas secas, como orégano o albahaca o una mezcla de ambos. Condimente los tomates con pimienta negra. Divida la mezcla de queso de manera uniforme entre las mitades de tomate. Rocíe con aceite de oliva. Cocine cubierto por 15 minutos y luego sin tapar durante diez minutos más, hasta que la masa esté dorada. Para más sabor, sirva con un chorrito de vinagre balsámico.

Seis sencillos y satisfactorios platillos para acompañar

| Imprime | Envía
Reportera de Excélsior

A veces la parte más difícil de preparar la cena es lo que se genera alrededor de la misma. Las opciones pueden estar viciadas, por así decirlo. Me gusta mantener las cosas interesantes, pero a veces caigo de nuevo en unos cuantos platillos favoritos.

También me gustan las cosas que son fáciles de preparar, de cocinar rápido o, por el contrario, que se puedan poner a cocer y requieran de poca atención, para que pueda trabajar en otras cosas. Ese tiempo de inactividad, cuando algo se está asando en el horno o algo está hirviendo a fuego lento en la estufa, tiene un valor incalculable. Puedo conseguir el resto de la cena, mientras voy limpiando a medida que avanzo, en lugar de dejar todo para más adelante.

Aquí están seis de nuestros platillos favoritos y que son mis favoritos para preparar. Y todos ellos son muy versátiles, lo que le permite combinar sus propios platillos.

Tomates al horno con queso parmesano

Comemos una buena cantidad de tomates en mi casa. Por lo general, sólo los comemos crudos, cortados en rodajas gruesas o figuras bonitas, vestidos con aceite balsámico y aceite de oliva o, simplemente, sazonados con un toque de pimienta negro. Incluso les gustan a mi hijo de dos años, que se echa mitade de jitomates "uvas" como si fueran ¡uvas!

Cuando deseo cocinar los tomates, esta versión al horno con queso es una gran combinación para el pescado al horno o para una simple carne a la parrilla o al horno.

Sazone tomates jugosos con un poco de queso parmesano, hierbas y pan molido. Si lo prefiere, omita el pan molido y aún así son sabrosos.

Puré de coliflor

El puré de papas, cargado de mantequilla y nata, es un capricho raro en estos días. Nos encanta, pero no es saludable. Así que cuando quiero satisfacer un antojo de puré de papa, yo hago una alternativa que utiliza sólo una papa pequeña, pero se basa en la coliflor rica en fibra para la mayor parte del platillo. La papa le da al plato el almidón para satisfacer ese deseo. Cocine esto en caldo en vez de agua, esto añade otra capa de sabor. Cuando hago esto, mi niño no puede notar la diferencia, por fortuna devorando a los “mash 'tatoes”.

Para preparar: Pele y corte una papa del tipo Russet en cubos grandes. Limpie una coliflor y corte en trozos grandes. Coloque ambos en una olla y cubra por lo menos hasta la mitad con caldo de verduras. Cocine a fuego alto unos 15 minutos, o hasta que las verduras estén muy tiernas. Reserve una taza del líquido de cocción, y escurra el resto. En la sartén, haga puré las verduras con un machacador de papas de mano o con la parte de atrás de una cuchara grande; agregue dos cucharadas de crema agria de bajo contenido en grasa o queso parmesano rallado. Si es necesario, añada un poco del líquido reservado hasta obtener la consistencia deseada. A nosotros nos gusta un poco grueso. Descarte cualquier líquido sobrante. Como consejo, me gusta añadir preparado de rábano picante o wasabi al gusto. Sazone con sal y pimienta si lo desea.

Brócoli horneado al queso

Tengo la suerte de que a mi hijo le gusta el brócoli. Pero a veces me canso de las cosas al vapor normal. Así que hago una versión rápida de un gratinado. Y las sobras hacen un gran complemento para el almuerzo de puré durante la semana.

Para preparar: Caliente el horno a 375. Tome cuatro tazas de brócoli cocido (si usa pre cocido congelado, asegúrese de que esté descongelado y bien escurrido). Mezcle el brócoli con 1/3 taza de crema agria y 1 taza de su queso rallado favorito. Para estos casos, he usado una mezcla de jack y cheddar. Sazone con sal y pimienta, a continuación espolvoreé una cuchara de la mezcla en un molde engrasado. Si le gusta, ponga en la parte superior dos o tres cucharadas de migas de pan panko. Horneé unos 30 minutos, hasta que el queso burbujeé y el panko se dore.

Zanahorias y nabos “a la francesa”

Asar las verduras nos otorga maravillosos sabores. Esto es especialmente cierto con verduras de raíz como las zanahorias y los nabos. Córtelos como si fuera a hacer “papas a la francesa” y logre hacerlos crujientes en el horno, sus hijos de seguro le pedirán un segundo plato.

Para hacer: Caliente el horno a 450. Corte dos libras de zanahorias peladas y/o nabos en cuatro pulgadas al estilo de “papas a la francesa”. Mezcle las verduras con dos o tres cucharadas de aceite de oliva y, si lo desea, agregue un diente de ajo finamente picado. Sazone con sal y pimienta, y coloque las verduras a lo largo de una bandeja para hornear en una sola capa. Espolvoreé una cucharada de romero fresco picado (o, sólo a una parte si es que a los niños no les gusta el romero). Horneé durante diez minutos y luego de vuelta para asar el otro lado durante unos diez o 15 minutos más hasta que se dore por fuera, y cheque si ya están tiernas con un tenedor.

Frijoles arcoiris

Solía llamar a este platillo “frijoles confeti” por todos los pedacitos de color que contiene. Pero cuando lo hice la semana pasada, mi hijo le cambió el nombre, diciendo que quería los “frijoles arcoiris”. También nos gusta jugar a un juego en el que “se come a sus colores”. Me dice que quiere comer naranja, y él escoge trozos de zanahoria. Que quiere comer verde y entonces escoge trozos de calabacín.

Este platillo utiliza una gran cantidad de nuestras cosas favoritas y es fácilmente adaptable. Si tengo hierbas frescas, las corto en pedacitos y las mezclo con todo. Puedo usar también pimientos rojos frescos, envasados o asados. Mezclo con el calabacín o calabaza amarilla, o con ambas cosas.

Nos gustan los frijoles en lugar de fécula, ya que son satisfactorios y deliciosos. Además, tienen mucha proteína y fibra. La última vez que los preparé, los serví con camarones a la parrilla. Pero también me gustan para acompañar al lomo de cerdo asado o al pollo al horno.

Calabacitas fritas

Calabacitas, queso parmesano y migas de pan son alimentos básicos en la cocina. Esto combina los tres perfectamente para unos pedacitos crujientes, que se cuecen, no se fríen, pero recuerdo una versión mejor de calabacitas fritas de un restaurante.

Para preparar: Caliente el horno a 450. Corte tres calabacitas (no demasiado grandes) en 1/8 rebanadas de una pulgada y deje secar durante diez minutos en toallas de papel. En un tazón grande, bata dos huevos y añada las calabacitas drenadas. En un plato aparte, mezcle 1/4 taza de parmesano rallado, 1/2 taza de pan molido y 2 cucharaditas de hierbas secas, como orégano o albahaca. Meta las calabacitas en rodajas en el huevo y luego en la mezcla de queso, coloque en una bandeja para hornear en una sola capa. Horneé durante cinco minutos, cada lado, y horneé durante otros cinco a siete minutos hasta que estén doradas y crujientes. Sirva de inmediato. Adorne con queso parmesano recién rallado, si lo desea.


Ver archivos de 'Nuestro Hogar' »
 


Empleos
Clasificados
Autos
Bienes raíces
El tiempo
Tráfico
MX Lotería
NWS Santa Ana - Partly Cloudy
65.0°F
Partly Cloudy and 65.0°F
Winds South at 8.1 MPH (7 KT)
Last Update: 2013-12-12 12:20:18
ADVERTISEMENT 
ADVERTISEMENT