Bienvenidos
Buscar: Sitio   Internet accionado por google
(Scott Olson/Getty Images)
El distrito escolar de Santa Ana está en problemas con el estado por no usar, de manera adecuada, los fondos del programa de comida otrogados a sus escuelas. En la foto: Jenyfer Ballesteros almorzando con sus compañeros de escuela.

Escuelas de Santa Ana ordenadas a pagar 2.7 millones en fondos para comida

Los fondos destinados para alimentar a los estudiantes de bajos recursos, fueron utilizados para cosas no admisibles, según un auditor

| Imprime | Envía
Reportero de Excélsior

El distrito escolar más grande del condado de Orange ha recibido la orden de pagar 2.7 millones de dólares, que ilegalmente sustrajeron de su programa de comidas para estudiantes en los últimos cinco años, de acuerdo con una auditoría estatal publicada el miércoles de la semana pasada, la cual examina el mal uso del dinero destinado a alimentar a los niños pobres.

En un caso, el del Distrito Escolar Unificado de Santa Ana, se gastaron 301,000 dólares por la reparación del techo de la cocina del programa de comidas de estudiante, aún después de haber sido informados por los funcionarios del Estado en dos ocasiones - por escrito y en persona - que los fondos de alimentos para los estudiantes no podían ser utilizados para arreglar el techo de la cocina central.

El Unificado de Santa Ana también ordenó a su cocina central proporcionar rutinariamente las comidas y aperitivos de forma gratuita a los funcionarios de alto nivel del distrito, según el informe, incluyendo las reuniones del consejo escolar dos veces al mes.

“La mayor parte de esto es dinero que los distritos recibieron para alimentar a sus estudiantes de bajos ingresos, por lo que estos estudiantes no lo recibieron”, dijo el autor de la auditoría, Jim Sweeney, asesor principal de la Oficina Estatal del Senado para Supervisión y Resultados. “Y en cambio, parte de ese dinero fue desviado a otros gastos”.

El informe titulado “Food Fight: Small Team of State Examiners No Match for Schools that Divert Student Meal Funds”, que en español sería “Lucha por la comida: un pequeño equipo de examinadores del estado no puede competir con las escuelas que desvían fondos de las comidas para estudiantes”, examinó ocho casos recientes en los que el Departamento de Educación del estado determinó que los distritos escolares habían cargado ilegalmente un total de 170 millones de dólares de sus programas de comidas para estudiantes.

El administrador del Unificado de Santa Ana, John Palacio, dijo que el distrito ya había ajustado sus prácticas de contabilidad sobre la base de algunos de los resultados del estado, pero hizo hincapié en que los requisitos de facturación eran complejos y que los desacuerdos sobre la interpretación de ellos eran muy comunes y de esperar.

“Si la ley es tan simple como de que usted puede hacer esto o no puede hacerlo, nosotros lo entendemos”, dijo Palacio. “Estamos aquí para servir a nuestros estudiantes de la mejor manera posible con los recursos que tenemos para trabajar. Eso no es en defensa de nuestro personal, sino por la comprensión de la complejidad de (el) Código Educativo de California”.

Palacio también dijo que, contrariamente a lo que el informe del Senado indicó, las comidas proporcionadas a los fideicomisarios y administradores del distrito nunca fueron absorbidas por el fondo de la cafetería del distrito.

La portavoz del Unificado de Santa Ana, Deidra Powell, no devolvió una llamada telefónica el miércoles de la semana pasada en busca de comentarios, pero emitió un comunicado diciendo que el distrito estaba “trabajando enérgicamente para asegurar que todas las áreas estén siendo atendidas”, incluyendo una reorganización del departamento de servicios de alimentos del distrito.

“Nos tomamos muy en serio las acusaciones señaladas en el informe, y hemos estado trabajando enérgicamente para asegurar que todas las áreas se estén atendiendo”, dijo Powell en un comunicado.

Distrito argumenta orientación insuficiente

En el informe, el Unificado de Santa Ana defendió sus decisiones de facturación, citando una “falta de orientación” del Estado sobre los métodos contables que se reducen a una cuestión de “interpretación”. El Unificado de Santa Ana ha impugnado formalmente el devolver por lo menos 2.4 millones de dólares, de acuerdo con el informe.

“Cuando nos fijamos en la interpretación más estrecha de cualquier cosa, puede excluirse cualquier cosa que quieras”, sostiene en el informe Michael Bishop, superintendente adjunto del distrito para los servicios a las empresas.

El informe del Senado estatal concluyó que los ocho distritos escolares de California examinaron los comedores escolares dramáticamente faltos de personal y optaron por servir alimentos procesados, en lugar de alimentos frescos más caros. En consecuencia, fueron capaces de acumular grandes sumas de dinero estatal y federal de las comidas para estudiantes, que luego desviaron a usos ilegales, según el informe.

“Las malversaciones nombradas en este informe son ejemplos de fondos retirados o embolsados para beneficio personal”, dijo el informe. “En cambio, en la mayoría de los casos los distritos escolares intentan usar los fondos de la cafetería para pagar una mayor parte de personal, servicios públicos y otros gastos”.

El Unificado de Santa Ana, un distrito de 57,000 alumnos, tiene más de cuatro de cada cinco estudiantes que reciben subsidios federales de comida por un total de 24.9 millones al año, según el informe.

El informe dijo que los fondos de la cafetería del Unificado de Santa Ana en un punto acumulado tienen un superávit de 16 millones de dolares, que fue creciendo por más de 2 millones de dólares al año.

El Unificado de Santa Ana no sólo violó las leyes federales de montos acumulados de este tipo, sino que el programa de comidas era atendido por muy poco personal y rutinariamente era citado por violaciones del código de salud en ese momento, según el informe.

Un informe de 2010 por el auditor del Unificado de Santa Ana, encontró que el 21 por ciento de los puestos en el departamento de servicios de alimentos del distrito estaban “rutinariamente vacantes”, señaló el informe del Senado. Los inspectores de salud del condado, por su parte, citaron al distrito 22 veces en un período de cuatro años por las cucarachas y roedores en 15 planteles y la cocina central.

El informe, sin embargo, también dijo que el número de citas a los facilitadores de alimentos del Distrito Escolar Unificado de Santa Ana no se destacan por ser inusualmente alto, según un inspector de alimentos del condado.

“Esto le pasa a cualquier persona en el negocio de los restaurantes, y tenemos mucho más que un restaurante”, dijo Palacio. “Servimos cerca de 100,000 comidas cada día en 60 sitios”.

Usos de los fondos restringidos para comidas

Los distritos escolares reciben dinero federal y estatal, que subsidia el costo para proveer desayunos y almuerzos gratuitos o de bajo costo para los estudiantes elegibles. El dinero está destinado para pagar por la comida en sí, además de las facturas de servicios públicos de la cafetería y los salarios de los trabajadores de servicios de alimentos y de los custodios encargados de mantener limpias las áreas de preparación de alimentos.

Los distritos escolares también pueden facturar de los fondos de la cafetería, algunas limitadas mejoras a la infraestructura, tales como la compra de un refrigerador nuevo y actualizar el cableado de pared para ello. Pero los proyectos como reparaciones del techo de la cocina se consideran gastos de capital, y el distrito debe facturar a otras cuentas.

El ex director de servicios de alimentos del Unificado de Santa Ana, Jan Monforte, quien reportó la conducta del distrito a las autoridades del Estado, declaró que los funcionarios del distrito en ese momento veían a su departamento como una “vaca lechera”, cuyos fondos habitualmente trataban como un conducto. Monforte, un veterano de 30 años de la industria de servicios de alimentos escolares, fue despedido en 2011 después de un año en el puesto.

“Si yo les decía ‘legalmente no podemos facturar esto de ese fondo', harían comentarios como ‘¿cuál es el problema? Su departamento tiene un montón de dinero, usted puede pagar por eso'”, dijo Monforte en una entrevista con el Register.

“Esto es muy, muy típico de los distritos escolares, sobre todo si no son realmente éticos”, dijo Monforte, un residente de Fullerton quien también encabezó el departamento de servicios de alimentos del Unificado de Newport-Mesa durante ocho años. “Las personas que han sido directivos de departamentos en los distritos escolares están muy conscientes de cómo funciona la contabilidad y cómo se puede tratar de hacer que las cosas sucedan de una manera determinada”.

Monforte, ex presidente de la Asociación de Nutrición Escolar de California, dijo que fue despedido sin explicación al final de un período de prueba de un año. Su despido fue seguido de repetidos enfrentamientos con los administradores del distrito de alto nivel sobre la forma de ejecutar correctamente el departamento, dijo.

En el informe del Senado, el Unificado de Santa Ana fue citado por facturar incorrectamente 2.4 millones de dólares relacionados con los salarios de la cafetería durante un período de tres años. El distrito violó leyes federales al no exigir a los trabajadores como supervisores de actividades y custodios registrar las horas que trabajan sobre cuestiones relacionadas con las cafeterías. En cambio, el distrito calcula las horas de “sólo un número selecto” de los trabajadores y por extrapolación, según el informe.

Los funcionarios estatales en consecuencia, ordenaron al distrito pagar los 2.4 millones de dólares en sueldos, una cifra que el distrito ha impugnado.

“El costo, el cargo, estaba dentro de las reglas”, dijo Palacio. “Simplemente no se documentó en la medida en que deberíamos hacerlo, reconocemos eso”.

Las conclusiones claves

La Oficina del Senado de Supervisión y Resultados del estado identificaron algunos problemas con la forma en que el Departamento de Educación de California monitorea fondos del programa de comida:

  • Los examinadores del estado responsables de la auditoría de los fondos del programa de comida son, en su mayoría, nutricionistas y los dietistas, (y) no los contadores, que “raramente toman mucho tiempo para revisar los hechos”.
  • El estado contrata a menos de 60 examinadores para monitorear a casi 3,000 distritos y otras agencias.
  • Los examinadores estatales revisan solamente tres años de archivos financieros cada cinco años, a menos que el distrito tenga un récord de violaciones recientes, lo que significa que dos años típicamente no se revisan.
  • Las inspecciones del estado se organizan de antemano y colaboran con el distrito; las ofensas más serias se han desencadenado por informantes.
  • Los periodos de comida en algunos distritos escolares son demasiado pequeños para poder servir a todos los estudiantes que quieren comer.
  • Los oficiales federales reportaron desconocer de algún oficial escolar que haya sido procesado por intencionalmente haber desviado fondos de comida.

La respuesta del Departamento de Educación del estado

“Hemos actualizado nuestra guía para los distritos escolares, comenzado el entrenamiento…monitoreando la nutrición para señalar problemas de contabilidad, y estamos en el proceso de contratar analistas adicionales y monitores del programa. Y en conformidad con los nuevos requisitos federales, este año el departamento comenzará a revisar con más frecuencia los programas del distrito”.


Ver archivos de 'Noticias' »
 


Empleos
Clasificados
Autos
Bienes raíces
El tiempo
Tráfico
MX Lotería
NWS Santa Ana - Partly Cloudy
65.0°F
Partly Cloudy and 65.0°F
Winds South at 8.1 MPH (7 KT)
Last Update: 2013-12-12 12:20:18
ADVERTISEMENT 
ADVERTISEMENT