Bienvenidos
Buscar: Sitio   Internet accionado por google
(Fotografías por Fabiola Ortiz/Especial para Excélsior)
María Elena Villanueva y Jorge Núñez compartieron la felicidad por su boda con toda su familia.

Celebrando el amor con un ‘sí'

| Imprime | Envía
Especial para Excélsior

Con bombos y platillos se celebró el amor por todo lo alto el domingo pasado en el Anaheim Marketplace, en donde 20 parejas decidieron dar el “sí” y comenzar una nueva etapa como marido y mujer. Las tradicionales bodas comunitarias del Día de San Valentín en el swapmeet bajo techo más grande del condado de Orange, celebraron su décimo año oficiando este evento para parejas dispuestas a dar el siguiente paso en su relación, ya fuera por lo civil o por lo religioso.

A medida que transcurrían los minutos y la hora de la verdad se acercaba, el desfile de hermosas damas vestidas de blanco con ramos florales entre sus manos se hizo presente. Entre sonrisas y risas nerviosas, cada una de ellas concluía los últimos detalles de ese momento tan especial.

Tal fue el caso de María Elena Villanueva y su ahora esposo Jorge Núñez, tras siete años de amistad, diversos obstáculos y un noviazgo de un año, la felicidad de poder compartir su vida juntos como casados se desbordó por doquier.

“Siento muy bonito, hemos llevado una relación muy bonita, con respeto mutuo entre los dos”, afirmó Núñez al preguntarle su sentir al estar a minutos de contraer nupcias.

“Yo nunca me he casado, es mi primera boda”, dijo Villanueva. “Entonces yo siempre anhelé casarme con mi vestido de novia. Y ahorita aunque sólo nos vamos a casar por el civil, yo quería vestido de novia. Yo dije, yo quiero mi vestido de novia así sea lo ultimo que haga en la vida, yo quiero casarme. Siempre le pedí mucho a Dios”, finalizo Villanueva.

Era evidente que la emoción conmovió a Villanueva hasta las lágrimas. Ya que al preguntarle qué pasaba por su cabeza al saber que serían marido y mujer en muy poco tiempo, con voz entre cortada y ojos llorosos sólo pudo decir “nervios” y llena de sentimiento se le hizo un nudo en la garganta que le impidió decir más.

Sin embargo, en este evento las palabras entre las parejas salían sobrando. Los gestos de amor eran suficientes para comprender por qué cada pareja había decidió dar ese paso tan importante en su vida.

A minutos de dar inicio a la ceremonia, las sonrisas se tornaron en labios serios y los ojos se llenaron de expectativa. Cada una de las novias caminó por la alfombra roja que las llevaba directo hasta el improvisado altar, en donde se reunieron con su media naranja.

El reverendo padre Arturo Ferreras, de la iglesia San Mateo, ubicada en la ciudad de Orange, fue quien ofició esta ceremonia. Uniendo a dos parejas sólo por la leyes de Dios, a tres por lo civil y lo religioso y a las 15 parejas restantes sólo por un enlace civil.

“Algunos de ustedes profesarán sus votos religiosos y otros tomarán el compromiso civil. Pero no importa cuál es el compromiso que van a tomar hoy, pero es un paso muy importante para su vida,” afirmó el reverendo Ferreras en su discurso de inicio.

Las bodas comunitarias que se llevan a cabo durante estas fechas en este establecimiento, que alberga a más de 200 puestos de diversos productos, se han convertido en una verdadera tradición que pone al alcance de muchos el sueño de casarse. Este evento es una forma de agradecerle a la clientela su preferencia y a la vez, acaparar la atención de nuevos clientes.

“Tenemos muchas familias de bajos recursos que nos visitan. Siempre están aquí y queríamos hacer algo bonito para ellos, regresar algo de lo que ellos nos dan”, dijo Dianna Rodríguez, coordinadora de marketing del Anaheim Marketplace y organizadora de este evento.

La ceremonia no sólo incluyó los aspectos religiosos y tradicionales de una boda, como lo son las arras, el lazo y la entrega del ramo a la Virgen de Guadalupe, el acostumbrado brindis antes de concluir la ceremonia y el pastel al final. El toque regio y muy mexicano fue puesto por el Mariachi Regional Mi Tierra, quien con broche de oro concluyó la ceremonia que unió la vida de estas 20 parejas.

“Siendo que somos predominantemente latinos, queríamos celebrar a la comunidad latina. Y sé que es un hecho que a la mayoría de los latinos obviamente les gustaría tener un mariachi en su boda, pero desafortunadamente no todos tienen los medios. Así que decidimos aprovechar esta oportunidad y traer un mariachi al evento. También tuvimos el lado religioso, para el cual trajimos a un padre, cuyo aspecto católico también es predominantemente latino”, dijo Rodríguez.

Una vez terminada la ceremonia, el ambiente se tornó más relajado, lleno de risas y felicitaciones por parte de los familiares que acompañaban a los recién casados.

Para Elizabeth Vera y su esposo Rubén Torres, quienes ya se habían casado por la iglesia en México, revalidar su matrimonio por lo civil en Estado Unidos fue algo que tenían planeado hacer desde hace tiempo. Y al concluir esta emotiva ceremonia, el amor entre ambos era evidente a primera vista, a pesar de los siete años que han estado juntos y las diversas veces que por cosas del destino han tenido que estar separados el uno del otro.

“Sufrimos tanto por estar tan lejos, porque durante nuestro noviazgo nos tocó siempre separarnos y cada que él estaba lejos yo sufrí mucho y él también. Entonces cuando nos casamos por la iglesia, ya no nos queríamos separar uno del otro, y no queríamos que volviera a pasar eso”, dijo Vera. Y con el amor evidente en la mirada agregó: “la verdad, cada minuto de nuestras vidas lo valoramos porque queremos estar juntos, yo no lo quiero perder nunca, la verdad nunca”, finalizó Vera dándole un tierno beso a su esposo en la mejilla.


Ver archivos de 'Noticias' »
 


Empleos
Clasificados
Autos
Bienes raíces
El tiempo
Tráfico
MX Lotería
NWS Santa Ana - Partly Cloudy
65.0°F
Partly Cloudy and 65.0°F
Winds South at 8.1 MPH (7 KT)
Last Update: 2013-12-12 12:20:18
ADVERTISEMENT 
ADVERTISEMENT