Bienvenidos
Buscar: Sitio   Internet accionado por google
(Kevin Sullivan/Register)
El oficial Matt Lemmon, (izq.), y el caporal Manny Moreno, (centro), detienen a una supuesta prostituta afuera de una subestación del Departamento de Policía de Santa Ana durante una redada por el bulevar Harbor, el miércoles de la semana pasada.

10 años luchando contra prostitución en Santa Ana

La Policía de Santa Ana tiene su enfoque en el bulevar Harbor

| Imprime | Envía
Reportero de Excélsior

Para comprender la campaña de una década que el Departamento de Policía de Santa Ana ha emprendido contra la prostitución callejera, consideremos el caso de una mujer de 21 años llamada Sarah Premer.

La Policía arrestó a Premer en horas de la mañana del 9 de junio de 2010. Ella había estado tratando de ejercer la prostitución a lo largo de la cuadra 3600 de Harbor bulevar, cerca de parques empresariales, una escuela de derecho y un restaurante de carnes cerrado.

El cargo oficial fue andar merodeando para ejercer la prostitución, un delito menor en California. Los agentes la esposaron, la llevaron a la estación de Policía y luego, al igual que a la mayoría de las sospechosas de prostitución, la soltaron con la promesa de comparecer en la corte en una fecha futura.

Pero antes de que esa fecha llegara, Premer estaba de vuelta con las manos esposadas.

La Policía de Santa Ana la detuvo dos semanas después en el mismo lugar, casi a la misma hora y por hacer lo mismo. Fue encarcelada y liberada por segunda vez, para ahorrar espacio en la cárcel para los acusados de delitos más graves.

En ambos casos, la Policía arrestó a Premer como parte de redadas organizadas. Oficiales uniformados y encubiertos patrullaban el bulevar e identificaban a cualquiera que vendía, compraba o arreglaba encuentros sexuales. En Harbor, esto puede ser como pescar peces en un barril.

Sin embargo, el tercer arresto de Premer fue un poco diferente. El Departamento de Policía estableció una operación más compleja en julio de 2010, dirigida a atraer a las prostitutas a lo largo del bulevar. Documentos judiciales indican que Premer mordió el anzuelo y acordó la venta de sexo a un policía encubierto.

La Policía la acusó de un delito más severo, comprometiéndose a ejercer la prostitución, con lo que el número total de cargos ascendió a tres en un verano. Ella enfrentaría potencialmente meses en la cárcel y miles de dólares en multas.

Aunque el caso de Premer no atrajo la atención de los medios en aquel momento, ilustra la enorme cantidad de recursos que la Policía de Santa Ana ha invertido en la detención de sospechosas de prostitución y por qué la estrategia no ha funcionado. A pesar de los miles de arrestos, las mujeres como Premer siguen regresando al bulevar Harbor.

La agresiva estrategia de Santa Ana no es inusual entre los organismos encargados de hacer cumplir la ley, pero la magnitud de su iniciativa se ha convertido en extraordinaria. Los fiscales del condado han presentado cerca de 5,000 casos relacionados con la prostitución enviados a través de la Policía de Santa Ana desde 2003.

En 2010, la Policía de Santa Ana informó de 672 detenciones por prostitución, más que todas las jurisdicciones del condado de Orange juntas y más de la mayoría de los principales departamentos de Policía en el estado. Sólo Los Ángeles y San Diego, las ciudades cuatro veces más grandes que Santa Ana, reportaron más detenciones.

La escala de la guerra de Santa Ana contra la prostitución no es ampliamente conocida, incluso entre las personas cercanas a la industria subterránea de sexo del condado de Orange. Los defensores del área, los investigadores y las autoridades policiales se sorprendieron al saber cuántos arrestos por prostitución hace cada año la Policía de Santa Ana. La mayoría de las agencias locales informan de unas cuantas, si es que hay algunas. Se han gastado millones de dólares en recursos públicos.

Pero un examen de la iniciativa de Santa Ana realizado por el Orange County Register, plantea serias dudas sobre su valor.

Mientras que algunos residentes de Santa Ana dicen que ahora hay menos prostitución, los expertos que estudian las técnicas de lucha contra el crimen dicen que la iniciativa se centra en las personas equivocadas y sólo proporciona alivio temporal. En general, dicen los expertos, la Policía debería apuntar a los hombres que alientan la prostitución y debe hacer mayores esfuerzos para conectar a las mujeres con los servicios sociales. Una iniciativa de este tipo en San Francisco ha sido elogiada y ha sido adoptada por Los Ángeles y San Diego.

“La idea de que (las prostitutas) van a dejar de prostituirse y dejar este estilo de vida a causa de una noche en la cárcel... simplemente no hay razón para pensar que va a ser terriblemente eficaz”, dijo Michael Scott, quien estudia las estrategias de aplicación de leyes como director del Centro de Orientación de Problemas de la Policía. “Lo único que uno va a conseguir es una puerta giratoria”.

El jefe interino de la Policía, Carlos Rojas, dijo que la iniciativa de Santa Ana es una respuesta a la presión de la comunidad acerca de la prostitución a lo largo del bulevar Harbor. Los residentes exigieron la acción, por lo que la Policía hizo del asunto una prioridad más alta para los oficiales y unidades especializadas.

Pero una década más tarde, la Policía todavía no está segura si la respuesta está funcionando, en parte porque dependen de métodos fiables para el seguimiento de la prostitución. Ellos citan anécdotas o las estadísticas de captura, que pueden variar enormemente dependiendo de las decisiones de aplicación de la ley.

Todo policía sabe con certeza que la prostitución no ha desaparecido.

“Ha sido un problema constante”, dijo Rojas. “Es difícil arrestar para salir de un problema”.

El bulevar Harbor

Incluso en una noche fría del 19 de diciembre, con la respiración visible en el aire, la Policía de Santa Ana todavía se encuentra con mujeres que venden sexo a lo largo del bulevar Harbor.

Un equipo de agentes encubiertos escaneó la calle en busca de presuntas prostitutas, y un segundo equipo de oficiales uniformados irrumpieron para hacer los arrestos. En sólo unas horas, arrestaron a nueve mujeres y un hombre sospechoso de ser un cliente.

Las mujeres eran en su mayoría adultas jóvenes y afroamericanas. Algunas llevaban faldas cortas, pantalones y tacones altos a pesar de las temperaturas de 40 grados. Otras tenían chalecos peludos.

“No importa de qué color sea uno”, dijo Ken Gominsky, comandante de la Policía de Santa Ana. “Hay una gran cantidad de dinero que se hace aquí”.

A primera vista, el bulevar Harbor no se ve como un lugar donde la prostitución prosperaría. Los concesionarios de automóviles, la mecánica automotriz y los centros comerciales pequeños conforman el paisaje de la calle dentro de las fronteras de Santa Ana. Sus lotes de estacionamiento se llenan de pasajeros, los peatones esperan los autobuses y los estudiantes asisten a clases en las escuelas cercanas.

Sólo unos pocos moteles baratos y negocios con temas para adultos la distinguen de muchas otras avenidas del condado.

Pero a diferencia de muchas calles, el bulevar Harbor en Santa Ana se ha ganado una reputación como mercado para el sexo barato. Los conductores se detienen a preguntar a las peatonas cotidianas cuánto cobran, y las prostitutas buscan personas en las gasolineras. Los precios normalmente están por debajo de los 100 dólares.

La industria es la más activa durante las horas pico o alrededor del cierre de bares, según la Policía. Pero algunos de sus últimos rastros se dan durante la mañana, cuando los niños caminan a la escuela. Los residentes del área se han quejado por los condones usados, las jeringas y las heces fecales que se han hallado.

“No es una forma agradable para que los hijos de uno crezcan”, dijo Julie Melcher, que ha criado a sus dos hijas junto a su esposo, Joe, a pocas cuadras de la avenida. “¿Por qué nuestros niños tienen que estar expuestos a esto?”.

El circuito

La Policía espera que los cientos de detenciones cada año den el mensaje de que el bulevar Harbor ya no es un entorno de tolerancia para la prostitución. Ellos están luchando no sólo contra los hábitos individuales, sino con una reputación muy arraigada en toda la industria del sexo clandestino.

Los expertos dicen que uno de los aspectos más desafiantes de la prostitución es su naturaleza altamente móvil. Cuando una agencia los trae en la mira, los proxenetas y las prostitutas se mudan a otra ciudad. Y cuando ese lugar se vuelve hostil, se mudan de nuevo.

El bulevar Harbor es una parada en un circuito de prostitución más amplio que se extiende por el suroeste. Otras paradas principales en el condado de Orange incluyen al bulevar Beach en Anaheim y partes del bulevar Garden Grove en Garden Grove.

Fuera del condado, la Policía dice que el circuito se extiende a otras ciudades importantes de la costa oeste. Los arrestos por prostitución han sido comunes en las paradas de camiones en Ontario, en el bulevar El Cajon de San Diego y en el bulevar Sepulveda del oeste de Los Ángeles.

Con el tiempo, cada lugar se ha ganado una reputación para la prostitución, sin riesgo sustancial de ser penado por la ley.

“Hasta que no cambie ese concepto cultural, vamos a seguir teniendo este problema”, dijo Gominsky. “Los oficiales tienen que trabajar todo el tiempo”.

Varios expertos confirmaron el circuito regional de la prostitución, el perfil demográfico de las personas detenidas por la Policía también es compatible con al menos alguna influencia externa.

La composición racial de las personas arrestadas bajo sospecha de prostitución en el condado de Orange no coincide con la población local. En 2010, aproximadamente la mitad de los arrestados por prostitución eran afroamericanos. Sólo el 2.1 por ciento de los residentes del condado y el 6.6 por ciento de los residentes de California son afroamericanos.

Samantha, una mujer de Tustin que caminaba por el bulevar Harbor en el 2010, estima que el 40 por ciento de las prostitutas que conoció eran de fuera de California, y la mayoría de los proxenetas masculinos provenían del sur del condado. Ella dijo que rara vez se encontró con otros nativos del condado de Orange.

“Son chicas que vienen viajando a Santa Ana o California”, dijo. “Ninguna de ellas es de por aquí. Ellas vienen a California porque la gente hace grandes cantidades de dinero aquí”.

La mujer pidió que su apellido no fuera publicado porque temía el reconocimiento público como una ex prostituta. Ahora trabaja en telemarketing y quiere dejar la prostitución en el pasado.

¿La estrategia está funcionando?

Varios residentes de Santa Ana dijeron que menos personas parecen dedicarse a la prostitución a lo largo del bulevar Harbor en los últimos años.

Sin embargo, las autoridades policiales de la zona no están tan seguras.

Mientras que la Policía de Santa Ana ha aumentado drásticamente las detenciones, ellos no tienen ningún método confiable para saber si su iniciativa funciona. La Policía ha medido históricamente la prostitución contando arrestos, pero el indicador puede ser engañoso porque los números cambian dependiendo de las prácticas policiales.

Consultado sobre si la prostitución se ha desvanecido en la última década, el jefe principal de la ciudad lo describió como un misterio.

“No lo sé”, dijo Rojas. “Es un tipo de calidad de vida de queja, y esos son los más difíciles de seguir para muchos organismos. Se sube y se baja”.

Aparte de las estadísticas del crimen, la Policía a menudo se basa en la retroalimentación de la comunidad para medir la prostitución. Gominsky, comandante de la policía de Santa Ana, dijo que cree que las denuncias han disminuido, pero no ha visto los números para estar seguro.

“Cuando voy a reuniones de la comunidad y dicen que están viendo menos actividad, siento que estoy ganando la batalla”, dijo. “Creo que tenemos que seguir haciendo este alto nivel de cumplimiento y disuadir a la gente de que vuelva a ocurrir”.

Gominsky dijo que la iniciativa es vital para mantener una asociación con los residentes. Sugirió que la reducción del número de arrestos, podría dañar la relación y hacer que sea más difícil para la Policía el investigar otros crímenes.

Si los residentes perciben una falta de respuesta policial, podrían dejar de llamar a la Policía en conjunto sobre la prostitución y otros delitos.

“Tenemos que ser ese grupo que escucha”, dijo.

En apoyo a su iniciativa, los líderes del Departamento de Policía también señalaron la caída general del crimen en Santa Ana. Una teoría común de la Policía sugiere que hacer frente a temas como la prostitución, puede ayudar a prevenir los delitos más graves como el robo y el asesinato.

La tasa de delitos violentos de Santa Ana - que incluyen el asesinato, la violación, el robo y los asaltos con agravantes - ha caído a mínimos históricos desde el año 2003. La caída refleja principalmente un menor número de asaltos, pero el asesinato se ha reducido significativamente también.

El alcalde de Santa Ana, Miguel Pulido, y otros miembros del Consejo Municipal no respondieron a las solicitudes para comentar sobre los arrestos por prostitución.

El administrador de la ciudad, Paul Walters, jefe veterano del Departamento de Policía hasta el año pasado, dijo que apoyaba el esfuerzo.

“En el largo plazo, es lo mejor para nuestra comunidad”, dijo Walters.

El fiscal de Distrito, Tony Rackauckas, oficial superior en la aplicación de la ley del condado, se negó a comentar sobre la eficacia de la iniciativa a través de la jefa de su oficina, Susan Schroeder. Ella dijo que no es el papel del fiscal de Distrito asesorar a las agencias sobre cómo hacer frente a la prostitución, sino que la oficina ayuda con las prácticas de recolección de evidencia.

Schroeder dijo que la prostitución debe seguir siendo procesada desde todos los ángulos.

Factores subyacentes

Al hablar de la iniciativa de Santa Ana, varios expertos se mostraron escépticos de que ésta haya reducido la prostitución. Sus experiencias muestran que los arrestos parecen mover temporalmente la prostitución a otra parada en el circuito regional. Y cuando los arrestos desaparecen, las prácticas regresan.

La Policía no ha estudiado la frecuencia con que se detiene a las mismas personas sospechosas de prostitución, pero los reincidentes son comunes, según dicen los oficiales y sugieren los registros.

Durante la redada de diciembre en el bulevar Harbor, la Policía de Santa Ana arrestó a una mujer por cuarta vez. Ella le dijo a la Policía que no podía conseguir un trabajo y que había estado ganando buen dinero a través de la prostitución.

La mujer se negó a ser entrevistada por un periodista, por lo que no puede ser identificada. Ella le dijo a la Policía que ganaba cerca de 700 dólares por día durante la semana y 1,000 dólares por día los fines de semana.

“¿Preferirían que yo robe y mate”, preguntó la mujer. “Yo no lo prefiero”.

El escepticismo sobre la iniciativa de Santa Ana está enraizado principalmente en la investigación sobre los factores subyacentes de la prostitución. La industria tiende a atraer a la gente con problemas como la drogadicción, el maltrato familiar o baja calificación laboral. Muchos niños se involucran después de huir de casa.

En el caso de Samantha, la mujer de Tustin que dejó de dedicarse a la prostitución, su camino al bulevar Harbor inició con la disolución de su familia. Dijo que perdió a dos hijos a causa de los servicios sociales, tuvo que poner a un tercero en adopción y luego se convirtió en adicta de speed (un tipo de metanfetamina).

Dijo que su vida rápidamente se vino abajo. Necesitaba dinero para alimentar su adicción a las drogas y comenzó a prostituirse promoviendo sus servicios en craigslist.org y otros sitios web. Luego, a medida que estaba más desesperada por dinero en efectivo, comenzó a trabajar en el bulevar.

“No estaba en mi mejor momento”, dijo Samantha.

Los defensores que tratan de rehabilitar a las mujeres que ejercen la prostitución, argumentan que la cuestión es mucho más compleja de lo que la Policía y los tribunales pueden resolver con un par de semanas en la cárcel, con restricciones geográficas o cortas terapias. Hasta que los factores subyacentes no sean redirigidos, el comportamiento continuará.

En 2006, Michael Scott estudió las estrategias de las fuerzas del orden encaminadas a reducir la prostitución a través del Centro de Orientación de Problemas de la Policía. Él recomendó una fuerte conexión con los servicios sociales, porque los arrestos de la gente simplemente no parecían detener el comportamiento.

“Las prostitutas que se persiguen son generalmente condenadas, pero muchas de ellas no se presentan a las audiencias judiciales”, escribió en un manual de la Policía financiado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos. “La mayoría de las prostitutas consideran los costos de ser arrestadas como un gasto y un inconveniente, y no como un elemento de disuasión importante”.

De hecho, Scott continuó, los arrestos en realidad pueden alimentar a la prostitución. Las multas pueden presionar a la gente a cometer más crímenes para pagar sus deudas. Hablando de la iniciativa de Santa Ana, Scott dijo que la estrategia no sigue las mejores prácticas de aplicación de la ley que él describió en el manual de la prostitución.

“No suena como un método muy eficiente”, dijo. “Tenemos una gran cantidad de evidencia que no va a lograr ningún objetivo”.

Anaheim intenta nuevo enfoque

Anaheim alguna vez se acercó a la prostitución de Santa Ana en la actualidad. En la década de 1990, su Departamento de Policía arrestó a más cientos de personas sospechosas de prostitución que cualquier otro organismo policial en el condado.

En el momento álgido, en 1994, la Policía informó de 688 detenciones.

Pero en la última década, el departamento se ha alejado de esa estrategia y ahora sostiene que fue el método equivocado. La Policía de Anaheim se centra ahora en el proxenetismo y dedica más esfuerzos a tratar de conectar a las mujeres con los servicios sociales.

En 2010, Anaheim reportó 76 detenciones relacionadas con la prostitución, la menor cantidad de cualquier año en las tres décadas anteriores.

“Hemos pasado de un período en el que estábamos haciendo una gran cantidad de detenciones que no ha tenido ningún impacto en las vidas de aquellas chicas”, dijo el sargento Craig Friesen, que supervisa la unidad de vicios Anaheim. “El objetivo final para nosotros es conseguir que los proxenetas vayan a la cárcel. Es un cambio de filosofía para nosotros, pero es una manera mejor de hacer las cosas”.

La Policía de Anaheim adoptó el nuevo enfoque en 2010, cuando se unió a la Fuerza de tarea contra el tráfico de humanos del condado. La unidad de vicios quitó las fotos policiales de personas sospechosas de ser prostitutas de las paredes de sus oficinas, y las reemplazó con imágenes de personas sospechosas de ser proxenetas.

Los proxenetas eran realmente los malos, dijo Friesen.

A través de fondos federales, la Policía de Anaheim financió un abogado que habla con las mujeres acerca de salir de la prostitución y trata de conectarlas con los recursos para lidiar con la adicción a las drogas, la vivienda o el empleo. Friesen dijo que al menos algunas se han trasladado a empleos de tiempo completo y recibieron diplomas de secundaria.

“Me voy a casa con mucha más satisfacción que si hubiera detenido a 25 prostitutas, emitirles citaciones y luego liberarlas de nuestras cárceles para que regresen a las manos y el control de su proxeneta”, dijo Friesen.

La Policía de Anaheim dice que su nueva iniciativa es prometedora, pero al igual que la Policía de Santa Ana, no están seguros de que esté funcionando. Dependen de los mismos métodos fiables para el seguimiento de la prostitución.

Qué tantas mujeres han dejado la prostitución a causa del nuevo enfoque de Anaheim es algo desconocido. Los proveedores de servicios sociales que trabajan con la Policía dijeron que no cuentan con ese tipo de información.

Clientes masculinos

Unos abogados sin fines de lucro dicen que Santa Ana y Anaheim están centrando sus estrategias de aplicación en las personas equivocadas. La Policía rara vez arresta a los hombres que intentan comprar sexo, conocidos como johns.

Esto no siempre ha sido así.

Santa Ana y Anaheim arrestaron casi el mismo número de hombres y mujeres bajo sospecha de prostitución en la década de los 90, pero la balanza se ha inclinado desde entonces dramáticamente hacia las mujeres. En 2010, más del 80 por ciento de las detenciones en ambos departamentos de Policía eran de mujeres.

Los defensores dicen que la atención a las mujeres es deficiente debido a que el circuito de la prostitución sigue al dinero en efectivo de los clientes masculinos. El mercado se adapta a la presión policial, así como a la cantidad de demanda de sexo pagado.

“Al final no va a estar en la ciudad de uno si no hay demanda”, dijo Donna Sarullo, coordinadora del Proyecto María Magdalena, un programa de rehabilitación para las prostitutas de Los Ángeles.

Las Policías de Santa Ana y Anaheim dicen que realizan redadas para ir detrás de los clientes masculinos, pero estas operaciones son mucho más difíciles de organizar. Los departamentos de Policía tienen muchos agentes de sexo masculino para hacerse pasar por compradores y pocas mujeres que se hacen pasar por vendedoras de sexo.

Sin embargo, el reto no es sólo la búsqueda de agentes de sexo femenino. La Policía dijo que otro obstáculo es utilizar las mismas mujeres oficiales en repetidas ocasiones, ya que los clientes podrían grabarse sus rostros y evitar dichas prácticas.

Junto con las trampas, algunas agencias de aplicación de la ley han tratado de reducir la demanda de prostitución al sentenciar a los hombres a través de consejería o humillación pública. Un estudio a principios de este año que examinó estas estrategias financiadas por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, mostró algunos resultados prometedores.

Según el estudio, la aplicación para identificar a prostitutas y proxenetas no ha demostrado ser un método eficaz en la producción de “reducciones sustanciales y duraderas en los mercados ilegales de comercio sexual”.

Un programa dirigido a la demanda en San Francisco ha sido adoptado por Los Ángeles, San Diego y docenas de otras metrópolis de todo el país. Se llama “escuela john”.

Los cargos contra los detenidos por solicitar sexo son eliminados si completan una clase de disminución de la sentencia de ocho horas. Los honorarios de la clase pagan los costos operativos, las trampas de la Policía y los servicios sociales destinados a ayudar a las mujeres que ejercen la prostitución.

Un estudio del 2008 encontró que programa de San Francisco había reducido la tasa de reincidencia en un 40 por ciento, aunque otras investigaciones han cuestionado la fuerza de la correlación. Un estudio de 2001 no encontró ninguna diferencia significativa con un programa similar en Portland, Oregon

El condado de Orange no tiene una “escuela John”, pero la Oficina del Fiscal de Distrito dijo que una ruta similar está disponible para las personas acusadas de delitos de bajo nivel, incluyendo solicitantes. Si dan una muestra de ADN y completan uno o dos días de clases de disminución de la pena, los fiscales retiran los cargos contra ellos.

La asistente del vicefiscal de Distrito, Mary Anne McCauley, dijo que una revisión interna en 2010 mostró que el programa ayuda a disminuir la delincuencia. Alrededor del 6 por ciento de las personas que completaron el programa reincidieron en un año, en comparación con alrededor del 21 por ciento de las personas que no participaron.

Sin embargo, el impacto del programa sobre la prostitución no está claro. McCauley dijo que la oficina no ha examinado la reincidencia entre los hombres acusados de incitación y tal estudio podría ser complicado. No ha habido mucha gente en esa categoría para rastrear o comparar.

“La Policía presenta muy pocos casos a la fiscalía pidiendo que enjuicien a un John”, dijo.

Fugitivos de la ley

La Policía de Santa Ana no fue la única que esposó a Premer, en 2010.

La Policía de Costa Mesa la registró bajo el cargo de merodear para cometer prostitución, unas semanas antes de sus tres arrestos en Santa Ana. Los cuatro casos fueron perseguidos entonces en la Corte por la Oficina del Fiscal de Distrito.

Premer finalmente se declaró culpable de los cuatro cargos y fue sentenciada a 47 días de cárcel y tres años de libertad condicional. El juez le concedió 11 días cumplidos en la cárcel y 11 días por buen comportamiento. El tribunal multó a Premer con alrededor de 300 dólares y la obligó completar un programa de educación sobre el VIH, una clase comúnmente solicitada para mujeres condenadas por prostitución.

“Por desgracia, es un caso típico”, dijo uno de los abogados de Premer, Maltaise Cini. “Ella estaba definitivamente siendo arrestada una y otra vez”.

No está claro a partir de registros de la corte y la cárcel cuánto tiempo finalmente pasó Premer bajo custodia, pero pocas semanas después de su condena, estaba de vuelta con las manos esposadas.

La Policía de Ontario la arrestó en septiembre de 2010 en una parada de camiones conocida por atraer a la prostitución, dijo David Hidalgo, un fiscal de distrito del condado de San Bernardino. Premer fue acusada por un quinto delito relacionado con la prostitución en seis meses.Esta vez, Premer huyó de las autoridades. Hidalgo dijo que nunca se presentó a una audiencia judicial programada y una orden está fuera de su detención.


Ver archivos de 'Portada' »
 


Empleos
Clasificados
Autos
Bienes raíces
El tiempo
Tráfico
MX Lotería
NWS Santa Ana - Partly Cloudy
65.0°F
Partly Cloudy and 65.0°F
Winds South at 8.1 MPH (7 KT)
Last Update: 2013-12-12 12:20:18
ADVERTISEMENT 
ADVERTISEMENT