Bienvenidos
Buscar: Sitio   Internet accionado por google
(Fotos por Eugene García/The Register)
Norma Cardona Peralta creció en el Barrio Logan, un vecindario segregado de Santa Ana.

El Censo de 1940 revela la existencia de un barrio marginal

| Imprime | Envía
Reportero de Excélsior

El barrio Logan se mantuvo segregado en 1940.

No sólo era latino y pobre, aunque era ambos. Estaba lleno de gente también: era uno de los pocos barrios en el condado de Orange que tenía a tantas personas hace 72 años, como las tiene hoy.

Ocho personas vivían en la casa de Elvira Cardona en el 1018 de la calle Logan de Santa Ana, de acuerdo con el censo de 1940. Ocho vivían al lado, en el 1016. Cinco vivían en el 1022.

Pero para los niños de Cardona, Logan era una comunidad cálida y amable que los sacaba a flote en medio de la Gran Depresión y su tragedia personal.

“Todavía se reúnen con todas estas personas con las que crecieron”, dijo Norma Cardona Peralta.

Su padre, divorciado de su madre y que se había ido en 1940, había construido las paredes de ladrillo y yeso en el 1018. Un tío había decorado las paredes interiores. Las habitaciones eran grandes. Tenían un baño interior, lo que era una rareza en Logan.

El agua corriente era difícil de tener, por lo que “cuando llovía, agarrábamos agua porque era agua dulce y nos lavábamos el pelo “, dijo Peralta.

Los fines de semana, los niños del barrio se reunían en grandes salas de la casa de Cardona, recordó Alicia Cardona Holscher, y cantaban durante horas.

La comida era sencilla, pero nutritiva: un montón de naranjas frescas y frutas de cactus, que se comían como los tomates.

“Y entonces nos íbamos a Newport Beach”, dijo Holscher, de 82 años, “y los hombres atrapaban mariscos”.

Los niños asistían a la escuela de Logan, una escuela primaria sólo de latinos. Ben Peralta, el futuro cuñado de Norma Peralta, al igual que las chicas Cardona, nativas del condado de Orange, asistían a otra escuela de sólo latinos de Fremont.

“La razón que nos dieron fue que necesitábamos atención especial con nuestro inglés”, dijo Ben Peralta, un profesor jubilado de escuela secundaria. “Todo lo que hizo fue diluir nuestra educación”.

Pero había en Logan dedicados maestros. A los 80 años, Norma Peralta aún recuerda a la señora Hoffman, profesora de Logan, que “me interesó en las matemáticas”. Esto la llevó directamente a una carrera de 37 años en el Beckman Instruments.

Su hermana, Holscher, se mantuvo en el primer lugar de su clase, fue a la universidad y se convirtió en una enfermera quirúrgica.

Mientras criaba a su familia, Elvira Cardona trabajaba a medio tiempo lavando platos. Con el tiempo logró reunir unos miles de dólares, dinero suficiente para comprar una casa cerca de las calles Bristol y Tercera.

Entonces ella se enfermó. Una peritonitis no tratada la mató en 1944. Ella tenía 42 años.

“No había dinero”, dijo Holscher. “Ella murió joven. Sin embargo, nos dejó dos casas”.

Eso, más el apoyo de la iglesia metodista de la familia a la que asistían y el barrio, fueron suficiente. La joven familia sobrevivió.


Ver archivos de 'Noticias' »
 


Empleos
Clasificados
Autos
Bienes raíces
El tiempo
Tráfico
MX Lotería
NWS Santa Ana - Partly Cloudy
65.0°F
Partly Cloudy and 65.0°F
Winds South at 8.1 MPH (7 KT)
Last Update: 2013-12-12 12:20:18
ADVERTISEMENT 
ADVERTISEMENT